31 julio 2005

Mis zapatos

En días como éste, me parecen que mis pies pesen toneladas. No soy capaz de levantarlos y los arrastro por las aceras mientras recogen las miles de quejas que proclaman los adoquines. ¿Alguna vez has pensado en las suelas de tus zapatos? Me refiero a que si alguna vez has pensado en la cantidad de historias que tienen para contar.

Hoy es uno de esos días en que me cuesta todo. Cualquier cosa me resulta difícil y quisiera dejar hasta de parpadear. Uno de esos días donde sería capaz de quedarme inmóvil, aquí, al borde del camino, mirando las punteras de mis zapatos. Salvándome sin proponérmelo, pero sabiendo que así, con esta inercia, no me quedaré contigo, que tú no estarás aquí, junto a este borde del camino cuando vuelva a abrir mis ojos y mire, de nuevo, mis zapatos.

Niño Lluvia, tengo miedo. Imagino que lo sabías. Lo que no intuyes es por qué. Tengo miedo de ti. Por eso miro tanto mis zapatos. Quiero huir, desaparecer, cuando lo hago. Te quiero, pero te temo. Siento miedo de ti y de mi. De lo que pase, de desnudar esa parte que escondo. De desarmarme ante ti y ante el mundo.

Pero no es miedo a quedarme en la piel solamente. Es miedo a que me mires, a que veas mis cicatrices, a que me toques, a que me conozcas. Tengo miedo también de lo que puedas pensar, a que reconozcas en mis manos la torpeza . Y también, a mis cicatrices, a que te asusten, a que te espanten.

Entre lo otro y yo siempre ha habido una pantalla y, ahora, tú haces sombras chinas tras ella. Y yo quiero apartarla, pero tengo miedo. Tal vez, lo que haya tras ella no sea lo que espero. Tal vez, lo que tú esperas encontrar no sea lo que halles. ¿Qué harás entonces, Niño Lluvia? ¿Me quitarás los zapatos o atarás los cordones de los tuyos?

5 comentarios:

PuroHumo dijo...

y es que estamos tan acostumbrados a nuestras mascaras, a nuestras corazón, a las armaduras, a los caparazones que nos parece que dentro no haya nada. Y sin embargo lo hay... Pero no por ello el mundo deja de ser una gran mascarada.

Suerte con lo tuyo...

Poledra dijo...

Txikitxu, mira, eso nos pasa a todos.

Todos tenemos estrias, cicatrices y arrugas, pero la arruga es bella, y mucho más cuando se tiene la valentía de lucirla.

Y si ese niño lluvioso tuyo te llega a esas suelas que tanto miras, cuando tú le enseñes esas marcas, el sonreirá desde dentro, y te enseñará las suyas.

Un abrazo.

sellers dijo...

Lo más bonito que he leido de ti, Niña Faro. De verdad, me ha encantado. Sólo una cosa: no tengas miedo.
P.D: En directo negaré haber dicho esto, ya sabes.

zembado dijo...

Por fin has vuelto...ya echaba de menos unas lecturas nocturnas... he estado repasando y he visto que el texto rumbo al Sur no lo puedo leer por alguna extraña razón, lo seguiré intentado..
Besos

mc clellan dijo...

Humm, trataré de solucionarlo porque no sé qué le pasa. Cuídate, loco.

Post nuevo Post antiguo Inicio