19 marzo 2006

París, 1940

Llegar a casa. El olor a tierra del recibidor. Un abrigo descolorido en el perchero. La escalera de madera. Una radio encendida que petardea. Avellanas tostadas en el horno. La ventana. El ruido de la nevera. Caramelos El Caserío y un bizcocho que suda el plato. Patatas en la despensa. Algo se mueve al fondo. La cortina del salón se enreda en la mecedora. Fotos que miran. La mesa de la televisión y las páginas amarillas. Cruje el pasamanos. El sol devora el barniz. Su habitación. La colcha en el espejo. Una tulipa nueva. Alguien grita y se cuela por el pasillo. El calor que se adueña de la terraza. Trastos en el armario y una tumbona frente a la puerta. No hay nada sobre las camas. La luz que no funciona. Suena el teléfono. Giro. La moqueta y el cristal. Los manzanos. Sobre el colchón, una manta y dos cojines. El armario. Mis libros y tu diccionario. París, 1940.

7 comentarios:

Marlon dijo...

Este texto crea imágenes muy bonitas.

sellers dijo...

Y con el "Et maintenant" de Gilbert Bécaud sonando en el tocadiscos

mc clellan dijo...

O si no...

http://www.andreaconti.it/bolero01.mp3

Gato negro dijo...

...y en la ventana asoma el cenicero lleno de aquellas colillas que fumaron juntos en la noche que no nevó. París se mostraba inmensa, llena de luz, y Michael Poicard la conquistó.

GATO NEGRO

hack de man dijo...

M gusta, m gusta... ;-)

Besos!

H.

Pat Rizia dijo...

precioso, cómo conmueven algunas frases

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Post nuevo Post antiguo Inicio