22 marzo 2007

Actinio

Sentada en el taburete, con la copa bailándole en la mano, lo miraba todo con indiferencia. Parecía columpiarse en el trago de más del borracho. Sus ojos negros escrutaban el bar y traspasaban las esquinas. Los dedos dibujaban el cristal del vaso, para luego borrarlo con los labios.

Tenía ojeras. Mal disimuladas por el maquillaje, le conferían un ligero patetismo. No se pintaba los labios, aunque sí las uñas.

Y bailaba. Sin descender de su pedestal de acero y PVC. O eso parecía. Ella, en cambio, dice que sólo temblaba. No era ni tan fuerte como la creían. Ni tan segura como aparentaba. Las palabras huían por su boca como ladrones de joyas. Sólo que en vez de oro se llevaban actinio.

6 comentarios:

Gonzalo dijo...

Si algo tienen los bares es que la densidad de botellas por centímetro cuadrado de estantería facilita ataques de sinceridad etílica. Por contra, la música, si no está lo suficientemente baja como para salirse del segundo plano, puede anular el efecto. Las cosas más graves -en el sentido de la gravitas romana- siempre se han dicho en los taburetes de la barra, los que rodean la pista de baile. Y los silencios -lo que te atreviste a pensar sólo en voz baja- quedan para siempre perfumados por la canción de aquel grupo que nunca pudiste ver en directo. Y ya nunca podrás olvidar ni la canción ni lo que pensaste mientras hablabas de algo intrascendente.

mc clellan dijo...

A menudo, muchas canciones son las cicatrices que nos quedan por dentro. No nos acordamos de ellas hasta que suenan los primeros acordes. Entonces, algo nos punza y suspiramos, sin darnos cuenta.

Gonzalo dijo...

Es exactamente eso. Más que un recuerdo constante, algo parecido a un dejà vu, pero musical.

Bambu dijo...

Qué horror, acabo de verme identificada con el personaje, me veo a mi misma en la barra con mi cerveza y mis uñas pintadas para disimular mi uña negra de cuando me pille con la puerta del coche...

anso dijo...

el cuerpo se convierte en una frontera, en mero envase, dentro los recuerdos gritan exasperados en el vacío... fuera el presente baila al ritmo de saturados decibelios de algún boomm del momento... se emborronan los sentidos, se pierden las referencias...se desata el actinio y corrompe el alma...
joer, menos mal que es viernes!!
BUEN FINDE!!

mc clellan dijo...

Hablando de caniones y de bares:

http://www.goear.com/listen.php?v=4f4cbf7

Post nuevo Post antiguo Inicio