01 mayo 2007

Doble uve

Donde vemos humo ... es que hay fuego.

"Pertenecen a la generación más preparada de la historia de España. Rondan la treintena, son universitarios y saben idiomas. Pero los bajos sueldos, la sobreabundancia de titulados y los cambios sociales les han impedido llegar a donde pensaban llegar. Comparten piso; no tienen coche, ni casa, ni hijos y ya se han dado cuenta de que el futuro no estaba donde creían" (El País, 23-10-2005, Antonio Jiménez Barca).

Y después de construida la escalera se dan cuenta de que no da a ningún piso. Tienen delante el vacío más absoluto. Están subidos en el último escalón y el vértigo comienza a trepar por sus piernas. Hay quien tiene pasamanos para agarrarse. Otros sólo pueden fiarse de su oído y del sentido del equilibrio que en él se esconde. Construyeron una escalera de caracol que resulta que es innovadora, pero nada útil.

¿Qué hacer entonces? No pueden cubrirse el rostro y llorar. Ni sentarse hechos un nudo a esperar que alguna promotora construya viviendas de lujo. Lo que hay es lo que ven. Nada. Deben fiarse de su capacidad para saltar de tejado en tejado hasta encontrar una buena escalera de incendio y bajar a las trincheras. A echar carbón a una caldera que mueve la misma maquinaria que les ha dado por el culo.

¿Rebelión? ¿Eso no es una novela de Ayn Rad? El acto más subversivo es borrarse de la ETT y comprar sellos para enviar el curriculum por correo ordinario. Y enseñarle el dedo al jefe cuando se da la vuelta, o insultarle sabiendo que está sordo y no lee los labios. ¿Sueños? Un contrato indefinido con los seis meses de prueba superados, una nómina que indique bien claro el 16% que se lleva Hacienda y una hipoteca que encadene a un banco. ¿Inversión? Tal vez, pero para volar se necesita liquidez.

""Los mileuristas constituyen una generación muy pasiva, que se ríe de todo, quejosa, aunque no estamos lo suficientemente mal como para tomar medidas desesperadas. No hay diálogo con los mayores, pero tampoco intenciones de fomentar una revolución real", explica la escritora Espido Freire" (El Correo, 29-10-2006, Gerardo Elorriaga).



8 comentarios:

libertad dijo...

Muy buena tu reflexión. Y muy cierto lo que expresas. Yo a veces me pregunto: ¿una generación pasiva? o ¿quizás una generación atrapada en bucles de los que es francamente difícil salir?...No sé qué deberíamos hacer, quizás unirnos, quizás unirnos más... Es lógico que a veces estemos desorientados, como decía Saramago, cuando nos aprendimos las respuestas nos cambiaron las preguntas, y eso requiere una reacción más sólida y conjunta.
Un beso
Me apunto e incluso muevo lo que sea.

mc clellan dijo...

Saramago es un hombre sabio, sin duda. Yo apuesto más porque estamos atrapados en un bucle. Pero con ello no quiero disculpar la culpa de no hacer nada. Nos hemos rendido sin pelear antes. Y cada vez sentimos más desaliento. En Momo los hombres grises robaban el tiempo. En el mundo real, se llevan la energía.

Gonzalo dijo...

Desgraciadamente esta situación se parece más de lo que nos gustaría a la imagen del palo y la zanahoria. Por mucho que te esfuerces, nunca alcanzas el tubérculo, claro. Si no empujas, tienes cargo de conciencia, porque la comida sigue delante. Creo que todo pasa por mirar más de reojo al incentivo, fingir que no nos importa. Sin nosotros no pueden, pero con nosotros, de momento sí.

carlos martinez dijo...

Ostris tu, vaya post. Tiene tela. Lo malo de la experiencia es que lo que contamos los que la tenemos suena a batallita, y claro, es nuestra batallita, que tampoco sirve a esta realidad.
Yo diria que hay un excesivo culto al dinero como cancer de hoy. Claro, desarrollar esta parida me llevaria mucho y no es el plan, pero yo casi siempre lo veo detrás de todo.

¿Unirse para luchar?...como no sea por el botellón ó el gol ó poco mas...
Ahora todavia hemos coincidido en las empresas jovenes y viejos y no se ha aprovechado.
Y, si hay salidas: meterse en politica, ser un buén vendedor (esto siempre), hacerse cura, un braguetazo, y claro, ciertas ingenierias como caminos; esque hacer biologicas...mola, pero no para comer. Porque es cierto que hay mucho titulado, pero lo de bién preparados...
Perdón, al final me salió una batallita a medias.

mc clellan dijo...

Carlos has mencionado Biológicas y no he podido evitarlo: ¡Anita Obregón se ha apoderado de mi pensamiento! Y sí, lo del cáncer que es el dinero yo también lo veo. Cada vez más. Es como la manzana podrida que pudre todo lo demás que contiene el frutero.

Y es una putada, pero todos entramos por el ojo de la aguja. Supongo que lo más sano que se puede hacer es lo que apuntas tú, Gonzalo, mirar la zanahoria de soslayo (¡qué ejemplo más gráfico!). Lo que no tengo tan claro es que sin nosotros no puedan... ¿De verdad?

Gonzalo dijo...

Al menos nos queda eso como consuelo mortificante.

Ratonov dijo...

Por la excedencia hacia la excelencia, y que me quiten lo bailado, aunque sea 1/40 de la vida.

Melpómene dijo...

Este post ha resultado un revulsivo estupendo, que lo sepas

Post nuevo Post antiguo Inicio