06 marzo 2008

Amigos de Durruti

Pensé que no me gustaban. Que eran un poquito duros para mí. Y hoy me descubro en 'No disparen al pianista' con ciertos prejuicios. Ni siquiera estaba mirando la pantalla cuando me agarraron. A traición, por el cuello y con un estribillo al hilo de mis caminos: "si estás asustado, tu vida va en ello, pero alguien tiene que apretar el gatillo". Llevan en los escenarios casi tantos años como los que cumplo, pero suenan como si el tiempo no pasara por ellos. Tal vez el secreto de la eterna juventud lo tenga el diablo. Si me lo hubieran dicho, no me lo hubiera creído. Como nadie ha intentado convencerme, confieso que me gustan. ¡A la barricada, compañeros!

4 comentarios:

The Glorious Lucifer dijo...

Si es que tanto indie no puede ser bueno.

Gonzalo dijo...

En esos momentos de trascendente juventud, cuando había que tomar decisiones, elegí letras, cuellos subidos, pañuelo al cuello, patillas y tupé. Y a Loquillo antes que a Barricada. Luego, según se fueron jubilando los músicos que grababan los vinilos que yo compraba, me los encontré en algunas fiestas de pueblo, con el cantante ya rapado. He estado por San Juan tomando copas, y eso crea ciertos lazos invisibles. Pero este año tiene pinta de ser uno en el que ese mes de octubre -sólo en octubre me siento así- va a ser largo. Además, el punto de vista de la barricada es ideal para percibir la miseria humana, pero también para sobrevivir.

Carlos Martinez dijo...

Sin embargo hoy vas a cualquier sindicato por un conflicto y....dan tanta pena....
Están muertos, de verdad.

http://mishuevos.blogia.com/

Elena -sin h- dijo...

Yo tb los descubrí tarde (aunque no tan tarde :P) aunque a esa canción en especial le tenga manía por el acompañamiento que en estos lares se le hace al estribillo.

Lástima que ya no sean los que eran.

Post nuevo Post antiguo Inicio