02 junio 2011

Rumbo a Noruega I

Para los que no lo sabéis... Oficialmente hoy ha sido mi primer día de vacaciones. Este año el plan es ir a Cabo Norte, en Noruega, y volver, claro. Así que ya estamos en ruta porque, hijos mío, Europa is 'too big'. Hoy duermo en Orléans, aunque no hemos podido ver el centro. Dicen que es una ciudad preciosa... mañana puede que lo compruebe. Hoy me conformo con las vistas de mi ensalada... suroeste. Los franceses tiene conceptos muy raros de lo que son las ensaladas: ésta tenía lechuga, maíz, tomate, bacon, un huevo frito e ¡hígado! Menos mal que me gustaba todo. Y no, no hay foto, había hambre, jajaja.

Hoy nos hemos metido 800 kilómetros entre pecho y espalda... En moto, para los despistados. Y sólo nos llovió en casa. Ejem. Todo un clásico. Así que os podéis imaginar que hemos llegado reventaítos... Aunque eso sí, hemos venido por autopista y parando en áreas de servicio que poco tienen que ver con las españolas. Aquí, en Francia, son zonas casi 'amontesadas' con sus zonas de picnic, sus aparcamientos civilizados, sus baños que huelen a limpio... En fin, un descubrimiento.

También es cierto que aquí las autopistas de cartel azul son de peaje. Pero al menos se puede pagar con tarjeta sin problema. Lo que nadie espere es que no haya atascos porque los hay. En Burdeos, por ejemplo, con tanto tráfico de camión. Y cuando hay un accidente, por pequeño que sea, las colas que se hacen son de escándalo. Sin embargo, la gente parece más paciente. O seré yo, que estoy de asueto.

De paisaje no hay mucho que contar. Francia es un país llano y vasto, por lo general. Hemos transitado en su mayor parte por el valle del Loira, que se identifica por sus castillos. Me gustan estas construcciones. No son como los de mis cuentos, pero tienen mucho encanto. Como las 'cottages', y éstas sí salían en mis libros. El color de hoy ha sido el verde-amarillo. No sé qué cultivan por estas fechas en las huertas francesas, pero son unas hierbas de un amarillo casi fluorescente que tienen reflejos verdes e incluso lilas.

Por cierto, a las diez de la noche es de día todavía. Para mí es un descubrimiento porque siempre trabajo hasta más tarde y no me doy cuenta de estas cosas. Viva junio.

Nota mental: I kiss a girl, versión de William Fitzsimmons

2 comentarios:

maes dijo...

Ya estáis en marcha!!!

Un detalle, que igual sabéis, pero sino, puede ser de ayuda. Creo que en los peajes, las motos pagan la mitad que los coches, pero tenéis que hacerlo en la caseta de pago manual, el automático no distingue.

Buen viaje!!!

mc clellan dijo...

Gracias, maes. Lo hemos intentado, pero a veces ha sido difícil dar con el peaje atendido por una persona. En fin... contentos estamos con que nos funcionen las tarjetas en todos los sitios, incluidos gasolineras automáticas.

Post nuevo Post antiguo Inicio